Algo prestado, me gustó…Ha vuelto!! …. Esta vez…

Ha vuelto de nuevo!! De repente… sin avisar…     Imponiendo su autoridad!! … y esta vez, con más fuerza!! No se piensa marchar sin su RECOMPENSA. Trae consigo a las sombras, con las que he de lidiar. De nuevo otra batalla… De nuevo terror… Pánico… Miedo… Inseguridad!! Por qué vuelve AHORA?? Qué busca?? Qué quiere??… No tengo nada que dar!! […]

Ha vuelto!! …. Esta vez…

Era Santa también

Era Santa como ahora, la semana aquella en que feliz recibí el esférico regalo que llevaba la firma de quien había ganado la partida.

Era Santo como ahora, aunque abril y no marzo, el fin de semana que abracé tu triunfo, que se convirtió en festejo – con otros, como siempre- y emborrachó al amor que se volvió secreto.

Es Santo ahora, el jueves que espera lo que no se debió y no llegará. Porque los secretos no se festejan y no hay más borrachos que pretendan ser Santos, como antes, con los otros.

Las puertas del baúl

“No aparezcas más sin avisar…” Así inicia una de las canciones favoritas de Lara, autoría de su amado Silvio.

Esto de la música en la vida de Lara es todo un “tema” como está de moda llamar a casi todo, así: “el tema”. Confieso que, a pesar de utilizar el término, me resulta insulso; pero bueno, aplicaba en esta ocasión. No es frecuente que Lara escuche música que no le evoque algún recuerdo o la traslade a algún lugar, olor, sensación… De hecho, hasta hace muy poco comenzó a escuchar música sin letra, es decir, que no sean canciones. Silvio y el Maestro, su Facundo, siguen siendo y serán los preferidos.

Bien, retomando “No aparezcas más sin avisar”, alguna vez se supo que era algo así como la segunda parte de “Ojalá”, esa que se hizo comercial entre los no seguidores del cubano por romántica, por abrazar el desamor como se intenta, a veces, abrazar el olvido. Y es que Lara era experta en esto de corretear al olvido, de perseguirlo como sabueso a presa, a pesar de miles de fallidos intentos por alcanzarle. Esto también, como muchas otras cosas, ha quedado en el destiempo que en algún momento se consideró único y que hoy se desdibuja para regocijo de Lara.

El anheladísimo olvido finalmente llegó en muchos de los departamentos que conforman el edificio de emociones de Lara. Inevitablemente, con el olvido llegó también el sosiego, el bendito consuelo de dejar de anhelar lo que no pertenece, lo ajeno, lo pasado. Sin embargo, no todos los departamentos de los que Lara es dueña están ahora llenos de presente, del aquí y ahora, de lo que allá en su espacio llaman “por hoy”… lo que resulta todavía un tanto utópico o, incluso, se podría confundir con el autoengaño tantas veces utilizado que pasó a formar, casi por completo, parte de su vida (o de lo que llamaba vida) y que por muy corto margen no terminó con la razón.

Sigue habiendo puertas -muchas- que aún se abren y arrojan con fuerza en el rostro de Lara sentires que se creían sepultados… olvidados, pues. Y hay una, predilecta, que debe mantenerse cerrada por sugerencia del Mentor y de la que Lara no ha podido desechar la llave, quizá porque no la encuentra, porque se extravió como el Unicornio, o porque quiere seguir pensando que no la tiene, que la tiene ese alguien más, el dueño de la mirada que Lara se robó cuando ladrona fue del verde sutil e inconfundible que la cautivó por años.

Por eso, de vez en vez y a escondidas como niño que juega sin permiso, Lara abre esa puerta sin número y disfruta aunque sea por instantes de lo que aún cree que puede llamarse amor. Pero, muy a su pesar, ahora sabe lo que antes no y el autoengaño dejó de ser opción. Así que solo la abre, recibe el ventarrón de supuestos y de líneas creíbles pero inciertas y se apresura a cerrarla, en intentos casi siempre fallidos de poder ya no digamos cantar, sino solo tararear “no aparezcas más sin avisar…”

Reformateando el baúl…

Lara pretende ir sacando poco a poco del baúl algunas líneas que, como anticipé en la primera entrada, fueron escritas años atrás. Trataré de intercalar esos antiguos renglones con los actuales porque creo que merece la pena hacer un balance, ver en retrospectiva sus cómos y por qués, sus formas y fondos y con cautela compartir cómo han evolucionado las cosas.

Para quienes no le conocen, Lara es -en su definición propia- una escritora en fabricación. Encontró desde la adolescencia esta forma maravillosa de plasmar sus sentires y pensares en lo que antes era papel y ahora son pantallas. Su vida adulta se vio coartada por un padecimiento crónico que le impide -o le había impedido hasta ahora- relacionarse con su entorno de la menera que los neurotípicos llaman “normal”. Ha vivido muchos, muchos años en confinamiento voluntario y se convirtió, sin darse cuenta, en una especie de personaje de Hesse… no esteparia, porque no es mucho de naturaleza, pero sí en una especie de loba ermitaña.

Gusta enormemente de la trova, particularmente de Silvio Rodríguez y ha sido y será por siempre ferviente admiradora de Facundo Cabral, ese “testigo” de la vida que considera su Maestro de vida.

Dicho esto, dejo hoy por aquí líneas de antaño esperando sus comentarios. Lara llegó a tener muchos seguidores en un blog que dejó de existir en un arrebato de ira, de esos que le provoca a veces el padecimiento que hoy, por la gracia del Jardinero Supremo, está en una especie de letargo del que suplico no vuelva, por lo menos en el mediano plazo y de preferencia nunca.

A mi astro mayor, imberbe Sol

Una vez más no puede ser, aunque es. Tan cerca y tan lejos, en piel y en espacio, aunque hayamos inventado el propio para halagarnos, para que sean las palabras el tacto y la música el olfato; esa música que desconocía y cuya sensualidad ahora me despierta el anhelo. Se comparte la experiencia de la locura y la belleza en la que no importan arrugas, ni físicas ni emocionales. Eres el cirujano esperado durante lustros que hizo desaparecerlas de mi rostro y de mi alma. No hay casualidades, hay Diosalidades; el Jardinero Supremo te hizo volar hacia mí –o a mí hacia ti, quién lo sabe?- en la alfombra de sutiles hilos de armonía, con el viento sublime de tus acordes y tus misterios.

Aparecen las cuerdas e imagino ser ellas, para poder estar donde tú estés, o convertirme en violín para ser tocada sólo por ti, mi caballero nocturno, mi amable y amado artista sin tiempo. Me enseñas y te enseño, a pesar de que el tiempo entre tú y yo pudiera ser una maternidad. Somos cómplices de la vida que sufrieron metamorfosis extraordinarias para llegar hasta el encuentro. Has sido capaz de sintetizar en horas lo que pudieron ser días, porque siento conocerte desde siempre, sin haberte tenido de frente. Los usted pasaron al tú como vos ha pasado a mi ser. Somos y estamos, no lo dudes, en ausente presencia.

Recibo tus regalos aunque no sea destinatario, hago mías tus creaciones porque imagino ser musa. Te provoco y me gusta, te gusta y me provocas… y te evoco, en cada letra, en cada golpe del teclado que es para mí lo que para ti las partituras.Basta por ahora seguir volando, soñando, porque la noche nos sorprendió y con ella debes regresar a tu terreno, que ahora es nuestro si así me lo permites, donde los cuerpos se funden para que con tu arco y mis líneas podamos elevar la melodía única que riegue las estrellas y regrese a la tierra para empaparnos de nuevo de esto llamado amor, que aunque no pueda ser… es.

Lara, 2009