Leña de abril

Frente a ti, la pasión por tanto tiempo enmascarada se ve vulnerada.  Fuiste en su momento creador, sujeto y destino del placer jamás antes vivenciado. Nos recuerdo bañados de luna en abril y en octubre, volviéndome río entre el cauce de esas manos tuyas que hoy solo estrecho en amistad sincera.  Carece de importancia saber si fue la madurez del cuerpo o la juventud del alma, solo sé que fui leña y supiste encenderla.