Era Santa también

Era Santa como ahora, la semana aquella en que feliz recibí el esférico regalo que llevaba la firma de quien había ganado la partida.

Era Santo como ahora, aunque abril y no marzo, el fin de semana que abracé tu triunfo, que se convirtió en festejo – con otros, como siempre- y emborrachó al amor que se volvió secreto.

Es Santo ahora, el jueves que espera lo que no se debió y no llegará. Porque los secretos no se festejan y no hay más borrachos que pretendan ser Santos, como antes, con los otros.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s